La Sanidad andaluza, a la cola de España en número de fisioterapeutas por habitante

29 enero 2019

SATSE denuncia que, frente a la ratio recomendada por la OMS de un fisioterapeuta por cada 1.000 habitantes, Andalucía sólo cuenta con 0,06 profesionales por 1.000, siendo además la peor ratio de todos los servicios de salud del Estado. Aunque reconoce que se han conseguido mejoras en los últimos años en Andalucía, el Sindicato de Enfermería reclama, una vez más, un aumento de las plantillas de fisioterapeutas, comenzando por asegurar, al menos, la presencia de un profesional en cada centro de salud.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha denunciado que Andalucía se encuentra “a años luz” de igualar la ratio de 1 fisioterapeuta por 1.000 habitantes recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), al contar el sistema sanitario público andaluz con 0,06 profesionales por 1.000 habitantes, por debajo incluso de la medida nacional que cuenta con 0,1 profesionales por 1.000 habitantes.

SATSE afirma que los datos reflejados en el estudio “Análisis de la situación de los enfermeros, enfermeras, matronas y fisioterapeutas en los centros sanitarios del país”, realizado por un grupo de expertos, demuestra que las plantillas de fisioterapeutas en los diferentes servicios autonómicos de salud son “prácticamente inexistentes”.

El estudio concluye que, frente a la ratio recomendada por la Organización Mundial de la Salud de un fisioterapeuta por cada 1.000 habitantes, el sistema sanitario público a nivel nacional cuenta con 5.052 profesionales, lo que supone una ratio de 0,1 fisioterapeutas por 1.000 habitantes, siendo un 68 por ciento mujeres y un 32 por ciento hombres.

Por autonomías, Cantabria es la que cuenta con más fisioterapeutas en la sanidad pública, con 0,3 profesionales por 1.000 habitantes; seguida de Castilla-La Mancha y Castilla y León (0,2). En el lado opuesto se encuentra Andalucía, con 0,06 fisioterapeutas por 1.000 habitantes seguida de Cataluña, con 0,07, y Aragón, Canarias,  Extremadura y La Rioja, todas ellas con 0,08.

En lo que respecta a los profesionales que trabajan en el sector privado, la ratio estatal es de 0,9 fisioterapeutas por mil habitantes, estando a la cabeza Madrid, con 1,3, seguido de Cataluña, con 1,1, y Euskadi, Asturias y Murcia, con un profesional por 1.000 habitantes. En el furgón de cola se encuentran Castilla-La Mancha, con 0,5 fisioterapeutas por 1.000 habitantes, Andalucía, con 0,6, y Castilla y León, Navarra, Comunidad Valenciana y Extremadura, con 0,7 todas ellas.

Incrementar las plantillas

Ante esta lamentable realidad, SATSE reclama, una vez más, que todos los servicios de salud aumenten sus plantillas de fisioterapeutas, especialmente, en los centros de Atención Primaria, donde existen enormes listas de espera para ser atendidos por estos profesionales. Apunta, al respecto, que, al menos, debería asegurarse la presencia de un profesional en cada centro de salud.

Junto a los recursos humanos la apuesta por la Fisioterapia en Atención Primaria debe además reflejarse en un incremento de las infraestructuras y recursos para que puedan desarrollar su trabajo pues, actualmente, sólo se cuentan con 206 salas de rehabilitación y 10 unidades móviles de fisioterapia en Andalucía.

No obstante, el Sindicato de Enfermería reconoce que en los últimos años, y gracias a la presión ejercida a la Administración, se han producido avances en la Sanidad andaluza, tales como la convocatoria de la oferta de empleo de estabilización del Servicio Andaluz de Salud, con 172 plazas de Fisioterapeutas y cuyos exámenes se realizan el próximo 17 de febrero, o la inclusión de esta categoría en el Plan de Renovación de la Atención Primaria, medida que supone la incorporación de 69 fisioterapeutas a los centros de salud.

Desde el Sindicato se destaca la rentabilidad inmediata, tanto económica como social, que se obtendría con una adecuada dotación de fisioterapeutas, ya que, además de la aportación al bienestar que supone para la persona la recuperación de su proceso patológico, la intervención temprana de estos profesionales conlleva la reducción de los tiempos de baja laboral, así como la recuperación total, en muchas ocasiones, de la funcionalidad y, por tanto, un considerable ahorro en los costes sanitarios.

SATSE incide en que la atención a la cronicidad y dependencia es uno de los principales retos de futuro de nuestro país, dado el aumento progresivo de casos que se están produciendo y, por ello, insiste en la importancia de contar con más fisioterapeutas que puedan dar satisfactoria respuesta al mismo dentro del Sistema Nacional de Salud.

Por último, desde la organización sindical se defiende la necesidad de cambiar a nivel organizativo y asistencial el actual modelo de atención sanitaria en el Sistema Nacional de Salud para que los fisioterapeutas puedan ejercer todas sus competencias. Algo que, en estos momentos, no les es posible, dificultando enormemente su desarrollo profesional, concluye.