SATSE exige paralizar la implantación de las consultas de acogida en los centros de Atención Primaria del SAS

05 febrero 2021

El Sindicato de Enfermería denuncia la puesta en marcha sin pasar trámites legales y sin dotación de recursos, de una nueva organización de acceso en los centros de salud que encomienda a las enfermeras toda la atención presencial no demorable. Para SATSE, lejos de agilizar la atención, este nuevo modelo generará un caos organizativo y un riesgo psicosocial muy elevado para la Enfermería ya de por si saturada por la falta de recursos y lucha prolongada contra la pandemia, además de incrementar la confrontación entre profesionales y usuarios.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, en Andalucía ha exigido al Servicio Andaluz de Salud (SAS) la paralización y retirada inmediata de la implantación de las denominadas consultas de acogida gestionadas por enfermeras en los centros de salud de Andalucía. Para SATSE la puesta en marcha de estas consultas, sin pasar los trámites legales oportunos, sin negociar y sin un incremento de plantilla, generará un caos organizativo y un riesgo psicosocial muy elevado para unos profesionales de enfermería ya de por sí saturados y un riesgo para la atención urgente de los usuarios así como incremento de confrontación y agresiones innecesarias entre profesionales y usuarios.

Según detalla el Sindicato de Enfermería, los Distritos de Atención Primaria han iniciado de manera unilateral e impositiva la incorporación a los centros de salud de un nuevo modelo organizativo en la atención urgente con las Consultas de Acogida realizadas por enfermeras para la atención presencial de la demanda no demorable de Urgencias y sin dotar los recursos enfermeros para tal fin.

De esta forma, cuando un ciudadano acuda a un centro de primaria de manera presencial, por un problema o necesidad de salud, se derivará a la consulta de acogida, realizando la enfermera la primera valoración e identificando si el problema se puede resolver en esta consulta o se deriva al médico, cambiando de esta forma el modelo organizativo actual de los centros por la via de la imposición, sin negociar ni sin pasar los trámites legales oportunos para tales cambios donde se ve afectado condiciones de trabajo de los profesionales de Enfermería y sin dotar de los recursos Enfermeros ni recursos asistenciales y sin habilitar consultas ni espacios preparados para tal fin.

SATSE denuncia que ha tenido conocimiento a través de los propios profesionales afectados por la puesta en marcha de este nuevo modelo organizativo en los centros de salud, donde ya se están generando además conflictos con los usuarios. Un modelo que se impone sin seguir los trámites legales oportunos, entre otros, tal y como subraya el Sindicato de Enfermería, su presentación, negociación o aprobación en la Mesa Sectorial de Sanidad a pesar de suponer una modificación sustancial de las condiciones laborales de las enfermeras y enfermeros de atención primaria.

Una vez más, denuncia SATSE, el SAS pretende solucionar los problemas de la Atención Primaria maltratando y sobrecargando al personal de Enfermería, en los que recae todo el peso de la atención presencial, incluso obligándoles a asumir funciones que no forman parte de sus competencias y  sin que para ello se haya dotado a los centros de los recursos necesarios. Este modelo organizativo se está imponiendo por la Administración en los Distritos de Atención Primaria para descargar de trabajo al personal administrativo y médico a costa de imponer más trabajo a las enfermeras.

Así, continúa la organización sindical, lejos de agilizar la atención, este nuevo modelo generará un caos organizativo y un riesgo psicosocial muy elevado para una plantilla de enfermeras ya de por sí saturada por la falta de recursos y tras un año de lucha prolongada contra la pandemia.

SATSE recuerda que las enfermeras y enfermeros han visto en estos meses aumentadas las tareas que deben realizar derivadas del Covid-19 tales como el seguimiento de pacientes positivos, la atención telefónica, el control de los colegios, el cribado de pacientes respiratorios o el seguimiento de pacientes en residencias, sin que ello haya supuesto un incremento de las plantillas.

En este sentido, el Sindicato de Enfermería lleva meses demandando la adecuación de las plantillas de enfermeras de Atención Primaria para que la asignación de población por cada enfermera no supere los 1.500 habitantes. Con este objetivo, sería necesario incrementar en más de 4.100 enfermeras la plantilla de primaria en Andalucía.

Por este motivo, concluye reiterando su reclamación de paralizar de forma inmediata la implantación de este nuevo modelo organizativo hasta que negocie con las organizaciones sindicales y se dote a los centros de los recursos humanos y asistenciales necesarios.